¿Ya cuentas con un plan B para la admisión a la universidad?

5 min de lectura

Acabas de terminar la preparatoria y se acerca el momento de comenzar una nueva etapa, pero antes de dar inicio a este periodo de tu vida, debes asegurarte de tener cubiertos varios frentes en cuanto a la admisión a la universidad donde esperas estudiar.

Muchas personas que presentan su examen de admisión, no lo aprueban. Y aunque esto no tiene que pasarte, ¿has pensado en tener un plan “B” en caso de que te suceda?

En este artículo, te contaremos algunos consejos que puedes utilizar si te toca poner en pausa alguna de tus posibilidades universitarias.

Lo primero que debes saber es que las universidades rechazan a miles de estudiantes cada año. La mayoría de las veces se debe a malas calificaciones en las pruebas de admisión y también a que muchos estudiantes no tienen el promedio necesario para cursar algunas carreras en ciertas instituciones educativas.

Para salir de esta circunstancia hay que ganarle la batalla al sentimiento de culpa. Es complicado tener que aceptar la realidad sin cuestionarse sobre la posibilidad de haberlo hecho mejor.

En estos casos, lo mejor que puedes hacer es no entrar en pánico.

Intenta dejar las preocupaciones a un lado y trata de abrir tu mente para elegir un camino diferente que te pueda ayudar a cumplir la meta de convertirte en un profesional.

Desertar no es una opción, así que prepárate para leer 5 alternativas que puedes tomar si no logras ser admitido en la universidad.

1. Prueba con una segunda opción

No se te ocurra cambiar la meta de graduarte de una carrera porque fallaste en una de tus oportunidades.

Si ya probaste con apuntarte en una lista de espera o pedir una admisión a mitad de año, puedes intentar una segunda opción de licenciatura, esa que de seguro tenías en mente cuando pensaste en ir a la universidad.

Ve la posibilidad de comenzar un nuevo camino profesional, analiza con tranquilidad la oportunidad de elegir otra área de conocimiento y si esa se adapta al perfil que quieres alcanzar, arriésgate.

2. Busca carreras similares

Otra opción es que investigues los planes de estudio de otras carreras que se parezcan a tu idea original. Seguramente tienes preferencias en cuanto a los títulos profesionales que te gustaría adquirir, pero cuando las cosas no salen como lo planificamos, podemos intentar otros caminos.

En la actualidad, las ofertas educativas de las universidades son muy variadas, por eso, si tienes que cambiar de planes, podrías inclinarte por alguna licenciatura afín a la que decidiste en la primera oportunidad.

Aunque tenga un nombre diferente a la que habías elegido en principio, existen carreras que en sí suelen ser bastante parecidas y podrían acercarse a lo que quieres.

Por ejemplo, si te habías postulado para Ingeniería en Computación, podrías optar por Ingeniería en Sistemas Computacionales, o en lugar de una Licenciatura de Pedagogía, podrías elegir Licenciatura en Ciencias de la Educación.

No te sientas mal si en este proceso notas que tal vez la licenciatura que habías elegido no sea la opción para ti, ¡es normal cambiar tu decisión! Lo más importante es que estudies algo que te apasiona.

Para estar seguro de que la carrera es afin a ti, te invitamos a responder el siguiente quiz:

CTA-FINAL_quizz

3. Preséntate en otra universidad

Lo más probable es que la carrera que quieres estudiar la ofrezcan en más de una universidad, así que, mientras planificas tus posibilidades, infórmate sobre diferentes alternativas que puedan ser de tu conveniencia.

Por ejemplo, si se trata de instituciones educativas públicas revisa si ofrecen alguna beca que puedas aprovechar.

Si las universidades a las que prefieres ir son privadas, entérate de si ofrecen planes de financiamiento y colegiaturas accesibles, así también puedes aclarar cualquier duda que tengas.

Dedícale un poco de tiempo a investigar en Internet cuáles son tus mejores opciones para que no tengas que preocuparte por no contar con ingresos suficientes para poder financiar tu carrera.

4. Mejora tus habilidades

Considera otras opciones de formación e invierte en tu crecimiento profesional. Si de momento no puedes iniciar una carrera en la universidad, siempre podrás considerar otras actividades y métodos que te ayudarán a mejorar tu perfil.

Por ejemplo, puedes tomar cursos especializados. Actualmente hay una variedad muy amplia en el mercado, muchos son gratuitos y otros con costo.

Este tipo de experiencias te permitirán enriquecer tus conocimientos y aprender a manejar diferentes herramientas de trabajo.

Además, te ayudarán a identificar si realmente estás optando por la carrera que a la larga quieres.

Algunas alternativas que puedes tomar en cuenta son:

  • Talleres cortos.
  • Formación continua en línea.
  • Cursos presenciales en universidades.

Contrario a lo que puedas pensar, este tipo de estudios complementarios también podrían abrirte las puertas al mercado laboral.

5. Comienza a trabajar

Una alternativa que te ayudará a sentirte más seguro es la posibilidad de conseguir un empleo en algo afín a lo que deseas estudiar.

Reforzar tus conocimientos y entrenarte de forma práctica, te permitirá tener ventaja sobre el resto de las personas que recién comienzan la universidad.

Trabajar, además de impulsarte a ganar confianza, te ayuda a reconocer tus habilidades y también a reforzar esos puntos en los que posiblemente tengas carencias.

En el campo laboral existen muchas opciones y no siempre las empresas se enfocan en contratar a gente con experiencia, sino a quienes quieren entrenarse desde cero y que, por supuesto, tengan todas las ganas del mundo de aprender.

Otro camino que también puedes tomar es el del emprendimiento. Si consideras que eres realmente bueno en algo, ¿por qué no pensar en la idea de comenzar tu propio negocio?

Aunque sea a pasos pequeños, el hecho de tener un proyecto y llevarlo a cabo, ya lo convierte en una opción interesante.

De todas formas, es importante que no pierdas de vista el objetivo de graduarte de la universidad.

Creemos que el siguiente material puede ayudarte a mantenerte motivado a continuar tu preparación universitaria:

Qué esperar de la vida universitaria

Contar con una, dos, tres, cuatro o cinco alternativas de carreras o universidades te ayudará a estar preparado para afrontar cualquier escenario negativo.

Además, te mantendrás activo y te ayudará a verle el lado positivo a las cosas. Tomar previsiones te convierte en una persona responsable y enfocada en el logro de sus metas y aspiraciones.

Es importante que intentes tener claras cuáles son tus metas a largo plazo e investigues cuáles son tus oportunidades de crecimiento.

Si te gustó este artículo, ¡déjanos tus comentarios! Nos interesa mucho saber lo que opinas sobre éste y otros temas universitarios.

También cuentas con un asesor disponible listo para orientarte y resolver tus dudas sobre la mejor opción para tu futuro:

Clic para asesorarte ULC

Escrito por luara

Suscríbete a nuestro blog

No te pierdas las últimas noticias y consejos sobre bachillerato, licenciaturas presenciales, licenciaturas ejecutivas, posgrados, programas en linea y educación continua.