Si te interesa el cuidado de la alimentación y nutrición, seguramente has escuchando sobre el ayuno intermitente y las diversas ventajas que este ofrece. 

En este artículo te contaremos de qué trata, cómo lograrlo y si realmente funciona. Solo recuerda que si quieres ponerlo en práctica, te recomendamos que siempre acudas primero con tu médico quien te orientará sobre la mejor opción saludable para ti. 

Interesante, ¿no? ¡Sigue leyendo! 

¿Qué es el ayuno intermitente? 

Como lo indica su nombre, el ayuno intermitente es un modelo de alimentación que se basa en ciclos, con periodos de ayuno (ausencia de alimentos sólidos y carbohidratos) y de ingesta de alimentos, y se centra en pensar precisamente cuándo comer y no en qué comer. 

Existen diversos métodos de ayuno intermitente, los más conocidos son: 

  • 16/8: Este método se le conoce también como leangains para ganar masa muscular, con este método puedes comer durante 8 horas y ayunas durante 16 horas. En estas 16 horas incluirás las horas del sueño y unas horas más y puede aplicarse, por ejemplo, si te saltas el desayuno, haces la primera comida al medio dia y sigues comiendo hasta las 8. 
  • Dieta 5:2: Con este método reduces durante 2 días a la semana tu ingesta de calorías a un máximo de 500-600. Puede ser un día sí y otro no, pueden no ser consecutivos y los otros 5 días comes lo que quieras. 
  • Comer, parar, comer: este tipo de ayuno intermitente consiste en alternar días de ayuno con días de comer lo que quieras, por ejemplo, lunes comes lo que quieras durante 24 horas y luego el martes descansas de la comida, únicamente ingiriendo agua simple o bebidas sin calorías como café negro y té sin azúcar. Este patrón se repite una o dos veces por semana. 

Cómo funciona en tu cuerpo 

El ayuno intermitente no se trata únicamente de restringir tu ingesta de calorías. Lo que ocasiona es el cambio de las hormonas en tu cuerpo para que éstas, puedan hacer un mejor uso de las reservas de grasa que tienes, lo que ocasiona los siguientes cambios: 

  • Mejora la sensibilidad a la insulina, es decir, mantiene el azúcar en tu sangre bajo control, y en combinación con el ejercicio ayuda más. Esto es importante para aquellos que sufren de problemas de peso, pues los niveles de insulina bajos se relacionan con una mejor quema de grasa. 
  • Lo contrario al punto anterior, es la resistencia a la insulina. Diversos estudios demostraron que el aumento de peso interfiere con la capacidad de la insulina de reducir los niveles de azúcar en sangre, lo que resulta en más insulina y a su vez, favorece el almacenamiento de grasa. 
  • La secreción de la hormona del crecimiento aumenta, esto acelera la síntesis de proteína y hace que la grasa se encuentre disponible para utilizarse como fuente de energía, lo que en pocas palabras quiere decir que quemas grasa y construyes músculo más rápido. 
  • Por eso, la hormona del crecimiento la toman en grandes cantidades en el mundo del fisicoculturismo. Además, según los estudios, el ayuno provoca la autofagia. 

¿Qué es la autofagia?

La autofagia es el proceso en que las células descomponen y destruyen proteínas viejas, dañadas o anormales y el producto de esta descomposición se recicla para funciones celulares importantes como la reparación y procesos de regeneración celular del cuerpo. 

¿Funciona para adelgazar? 

Al saltarte comidas, creas un déficit calórico que ocasiona que pierdas peso. A no ser, que cuando tengas tus periodos de comida, los compenses con alimentos altos en grasa y azúcares. 

Lo que puede pasar: este patrón alimentario no te dice exactamente qué alimentos o comidas puedes o no comer. Algunos estudios descubrieron que el ayuno intermitente (hecho de forma correcta siguiendo alguno de los métodos indicados anteriormente) pueden resultar en beneficio de la prevención de la diabetes de tipo 2 y para reducir calorías. 

También, tu cuerpo aprenderá a procesas los alimentos que consumas durante el periodo de comidas de forma más eficiente. Estudios diversos han descubierto que la combinación del método 16/8 y el entrenamiento de fuerza muscular (ya sea con peso propio o peso añadido) puede reducir más grasa que el entrenamiento por sí solo. 

Sin embargo, no se han observado indicios de ganancia de masa muscular en los sujetos de estudio. Es importante recalcar que este tipo de dieta alimentaria no es necesariamente eficaz para quienes sufren diabetes o hipertensión, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. 

Te recordamos que deberás consultar con un médico o profesional de la nutrición antes de hacer cambios en tus hábitos alimenticios. 

Aspectos sociales a considerar 

Imagina que tienes una fiesta de cumpleaños o una cena, tú asistes, pero tú sólo bebes agua, ¡incómodo! ¿no? 

Para evitarte estas situaciones y disfrutar al cien tus eventos con familia y amigos, planea bien tus ayunos, aunque este tipo de patrón alimenticio no te deja mucha posibilidad de improvisar, seguro encontrarás la forma de adaptarlo y lograr tus objetivos de forma saludable y divertida. 

Recuerda que este no es un estilo de alimentación flexible y que pueda ser espontáneo, requiere de constancia y disciplina, y si tu estilo de vida necesita acceder a ese margen de flexibilidad, entonces te recomendamos considerar otras opciones saludables con ayuda de un licenciado en Nutrición que pueda orientarte. 

O bien, podrías tú mismo convertirte en un profesional de la Nutrición si está en tus planes ayudarte y ayudar a otros a tener un estilo de vida más saludable y sano con ayuda de una alimentación adecuada. 

Puedes leer el artículo ¿Qué aprenderé si decido estudiar nutrición? Si es que quieres saber más sobre esta increíble profesión. 

¡Es todo por hoy! Esperamos que este artículo te haya servido para aclarar tus dudas sobre este método alimenticio, si quieres saber más, déjanos tus comentarios en la sección de comentarios a continuación o pícale al botón y contacta con un asesor educativo, listo para orientarte sobre la apasionante licenciatura en Nutrición.