Cuando somos profesionales siempre queremos tener un crecimiento constante en nuestra carrera. Esto implica muchas veces optar por ascensos dentro tu empresa, pero cuando esas oportunidades llegan de fuera, entonces surge la pregunta de cómo renunciar a un trabajo para aceptar otro.

Después de estudiar esa oferta, revisar que efectivamente se adapte a tus aspiraciones profesionales y económicas, y tomar tu decisión, tendrás que dar el aviso en tu empleo actual.

En esta entrada te hablaremos de algunos consejos que puedes seguir para que puedas manejar el proceso de dejar un empleo de la manera más formal y quedar en buenos términos.

¡Empecemos!

1. Da el aviso de renuncia con anticipación

Conforme hayas tomado la decisión de renunciar a tu trabajo, prepárate para anunciarlo a tu jefe tan pronto como puedas y sobre todo procura que sea el primero en saberlo dentro de tu entorno laboral.

Ten en cuenta que al hacer tu anuncio pones a la empresa en situación de contingencia y entonces tendrán que plantearse la búsqueda de una persona que sustituya la vacante y pueda asumir el compromiso en el menor tiempo posible.

Por lo tanto, y en la mayoría de los casos, tu jefe sabrá apreciar que avises con un periodo de tiempo suficiente, que permita cerrar tus tareas pendientes a la vez que encuentran un sustituto para tu puesto.

2. Ayuda a manejar tu transición de la mejor manera posible

Renunciar a un trabajo también va a significar que esa empresa tendrá que reorganizar el flujo de trabajo que solías manejar. Por lo tanto, si ayudas a manejar esta situación, seguramente dejarás una buena impresión sobre el tipo de persona que eres.

Para colaborar en este proceso, lo más aconsejable es que prepares un reporte de todos los procesos que llevabas y el estatus en el que estás dejando cada cosa. De esta manera estarás mostrando tu gratitud y que tienes sentido de la responsabilidad al dejar las cosas bien hechas.

3. Plantea tu disposición a entrenar a tu posible reemplazo

Como verás, a lo largo de este material hemos hechos énfasis en la importancia que tiene el hecho de colaborar de la mejor manera con la empresa que vas a dejar una vez que renuncias a un trabajo.

No importa si el motivo por el que te vas es que ya no te sentías a gusto con el empleo, siempre es fundamental tener una conducta profesional, manteniendo una actitud positiva frente al cambio, tanto para ti como para ellos, pero sobre todo siendo amable.

En este sentido, y como una manera de asegurarte buenas recomendaciones, plantea tu disposición a entrenar a la persona que en adelante ocupará el cargo que estás a punto de dejar.

Ofrece a tu jefe a colaborar en el proceso de selección de esa persona y ayúdale a identificar esas características positivas del nuevo empleado. Otra forma de ayudar sería crea una guía de procesos que ayude a esa persona a capacitarse para su trabajo.

¡Listo!

Renunciar a un trabajo en buenos términos, sin alardear de tus nuevas oportunidades, es importante. Ten en cuenta que tenemos una vida laboral muy amplia y nunca se sabe cuándo necesites usar tus experiencias pasadas como una referencia laboral que te ayude a seguir creciendo.

Si te resultó interesante esta lectura y quieres recibir posts de este estilo, ¡suscríbete a nuestro newsletter para mantenerte informado de nuestras publicaciones!