¿Alguna vez te has preguntado cómo ser un buen líder? Asumir un rol de liderazgo positivo en una determinada área es algo que a todos nos pasa por la cabeza en al menos una ocasión.

Especialmente si anhelas mejores oportunidades laborales, éxito y autorealización, debes haberte preguntado esto varias noches antes de dormir, en el autobús camino al trabajo y en muchas situaciones más en que tenemos un pequeño espacio de tiempo para reflexionar.

Tomando en cuenta esto, en este artículo queremos compartirte valiosos consejos sobre cómo ser un buen líder que otras personas realmente quieran seguir y que sea capaz de dejar un legado positivo en su entorno.

¡Lee con mucha atención!

1. Capacítate de manera formal y profunda

Un líder no es sólo carisma, dinamismo y simpatía. Para que realmente sea íntegro y deje un legado positivo, debe tener sólidos conocimientos sobre un área determinada.

Por ese motivo, si quieres convertirte en un gran líder en el futuro cercano, ¡no pierdas la oportunidad de capacitarte!

Para saber qué carrera te conviene estudiar, primero debes definir cuáles logros, aportes y beneficios quieres alcanzar por medio del liderazgo.

Por ejemplo, si sueñas con ser un gran gerente que impulse la productividad de las empresas y contribuya con el crecimiento de la oferta de bienestar y servicios, resulta ideal que curses licenciaturas como:

  • Administración de Empresas
  • Contaduría Pública
  • Comercio Internacional
  • Mercadotecnia
  • Ingeniería Industrial.

En cambio, si tu anhelo es contribuir con el fortalecimiento del sistema de justicia y la resolución de procesos jurídicos, investigaciones y delitos, las carreras de Derecho y Criminalística empatan con tus intereses y preferencias.

En caso de que quieras liderar proyectos y planes que fomenten el bienestar social por medio de la salud, puedes optar por alternativas de formación profesional como Enfermería, Odontología, Fisioterapia y Nutrición.

Por último y no menos importante, debemos mencionar las carreras relacionadas con los procesos de enseñanza y aprendizaje, ideales para aquellos que tienen espíritu de líderes del mundo educativo y académico. Algunas de éstas son Pedagogía y, por supuesto, Ciencias de la Educación.

Independientemente de la alternativa que elijas, si quieres ser un líder con credibilidad y verdaderos conocimientos tienes que formarte por medio de un programa educativo actualizado y oficial.

Por ello, sólo toma en cuenta aquellas universidades que cuenten con planes curriculares avalados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y su Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE).

2. Desarrolla tus habilidades comunicativas

Cuando se trata de cómo ser un buen líder, la comunicación es un aspecto elemental.

Para tener éxito al dirigir grupos y proyectos es necesario, en primer lugar, transmitir mensajes e ideas de manera asertiva.

Esto conlleva expresar de forma exacta lo que se piensa y utilizar las palabras, frases y oraciones necesarias para garantizar que los demás comprendan.

Por otro lado, es importante contar con elocuencia, buena oratoria y, sobre todo, un vocabulario adecuado para el equipo de trabajo.

Las habilidades comunicativas relacionadas con la redacción y la escritura también son valiosas para un líder.

Incluso, el liderazgo demanda que tengamos muchos cuidado con nuestros gestos, poses y la comunicación no verbal en general.

Otro factor importante, en el sentido de la comunicación, es dominar un segundo idioma, pues esto también denota un gran nivel de capacitación y es sinónimo de una mayor capacidad de relacionarse socialmente.

Si cuentas con una buena formación profesional y, además, dominas idiomas como el inglés, proyectarás el profesionalismo y la sabiduría que debe tener todo gran líder.

3. ¡Predica con el ejemplo!

Expresarse de manera correcta y asertiva, dominar un segundo idioma y conocer a profundidad un campo profesional son factores esenciales, pero de poco sirven si el líder no predica con el ejemplo.

Cuando tengas un rol de autoridad dentro en el trabajo o, incluso, entre tu grupo de amigos y grupo familiar, cumple y toma en cuenta todo lo que exiges y recomiendas a lo demás.

De lo contrario, simplemente no serás un buen líder, sino una especie de “dictador” que con el paso del tiempo pierde credibilidad y poder de convencimiento.

4. Fomenta la proactividad

La proactividad es una cualidad valiosa en un buen líder, independientemente del área en la que se desenvuelva.

Esta aptitud hace referencia, entre otras cosas, a la capacidad de adaptarse a los cambios, algo clave en el vertiginoso mundo actual.

Como líder, siempre deberás estar dispuesto a dejar atrás viejos paradigmas y a ser receptivo a innovaciones, mejoras e incorporación de recursos y sistemas tecnológicos a los proyectos y las tareas cotidianas.

Sumado a esto, la proactividad también es considerada una actitud anticipatoria, que les permite a los líderes adelantarse a los acontecimientos, especialmente a los problemas y contratiempos.

Básicamente, un buen líder evalúa los escenarios y hace todo lo posible por evitar dificultades y situaciones adversas, pero en caso de que éstas se presenten tiene la astucia y disposición necesaria para resolverlas.

5. Estúdiate y conoce tus límites

Ningún líder es perfecto ni lo sabe todo, ¡siempre ten esto en cuenta!

Por ese motivo, es importante que te autoanálisis para que sepas, a ciencia cierta, cuáles son tus límites y en qué aspectos no eres tan bueno.

Ese pequeño ejercicio de reflexión te hará un líder mucho más humano y, a la vez, realista que tome decisiones de manera coherente y que no se niegue a delegar funciones y dejarse ayudar por los demás.

¡Perfecto! Ya nos estamos acercando al final de esta breve, pero importante guía sobre cómo ser un buen líder.

Por último, simplemente queremos recordarte la importancia del primero de nuestros consejos: la educación universitaria. Para que empieces tu camino hacia el liderazgo desde ahora, empieza a investigar sobre las diferentes alternativas académicas para que encuentres la ideal para ti.

¡Manos a la obra!

¿Te resultó interesante este artículo? Si necesitas más información sobre las opciones de educación universitaria o cualquier otro aspecto importante para ser un gran líder, ¡escríbenos en la casilla de comentarios!, ¡queremos ayudarte!