Una tensión, un tirón o un desgarro muscular se refiere al daño que puede recibir un músculo o incluso un tendón. ¿Pero cómo puede ocurrir un accidente de este tipo y cuáles son los posibles tratamientos?

En esta entrada te daremos respuesta a esas y otras dudas que puedas tener.

¿Cómo ocurre un desgarro muscular?

La mayoría de las distensiones musculares ocurren por diferentes causas.

Puede ser que un músculo se haya estirado más allá de sus límites o porque se haya contraído demasiado. Cuando se trata de un desgarro leve apenas se rompen unas pocas fibras musculares, pero el músculo permanece intacto y fuerte.

En cambio, cuando se trata de una lesión severa, un músculo sometido a mucha tensión puede romperse y no funcionar de forma correcta.

Tipos de desgarro

Para poder diferenciar, derivar y pautar tratamientos a este tipo de lesiones, los equipos médicos generalmente se guían por una clasificación en diferentes niveles de gravedad.

  • Grado 1: se trata de un desgarro leve y aunque el músculo esté sensible y sea un poco doloroso, se mantiene fuerte, lo cual es buena señal
  • Grado 2: hay una tensión más moderada y muchas más fibras se han roto, por lo tanto, hay dolor un poco más intenso, hinchazón leve de la zona y pérdida de fuerza
  • Grado 3: el músculo está desgarrado por completo e incluso hay riesgo de algún tendón comprometido. Se trata de una lesión grave, muy dolorosa y que puede causar la pérdida del músculo.

Generalmente, los desgarros musculares van asociados a la realización de actividades deportivas, pero en realidad esto puede ocurrir en cualquier momento, incluso bajando una escalera.

¿Cómo se trata un desgarro muscular?

Dependiendo del grado de desgarro que tenga la persona, según los tres tipos que hemos descrito antes, seguramente el médico o terapeuta físico recomendará seguir ciertas pautas.

Si se trata de un desgarro de grado 1

  • Descanso del músculo lesionado y suspensión temporal de cualquier deporte
  • Colocar compresas frías en la zona para bajar la hinchazón
  • Comprimir el músculo desgarrado con una venda
  • Elevar la zona lesionada
  • Receta de medicamentos antiinflamatorio y algún relajante muscular.

Si, en cambio, se trata de un desgarro de grado 2 o 3

El médico podrá derivarlo a un especialista en ortopedia que podría inmovilizar la zona, colocar un yeso por varias semanas o practicar una cirugía. En cualquiera de los casos posteriormente tendrá que someterse a un programa de terapia física y rehabilitación.

En cuanto al pronóstico de recuperación producto de un desgarro muscular, si son lesiones de grado uno, sanarán a las pocas semanas, las de grado dos podrían demorar entre dos o tres meses. Finalmente, si se tratara de un desgarro complicado, de grado tres, la función muscular se vendrá reactivando después de unos seis meses de terapia física.

¡Listo!

Como todos los males, la clave para evitar estos accidentes está en la prevención, en hacer calentamientos antes de ejercitar, en nos esforzarse más de la cuenta e, incluso, en tener un peso saludable.

Los desgarros musculares son lesiones muy comunes en la gente y en su mayoría suceden por desconocimiento. Por eso, cada vez hay más profesionales licenciados en terapia física y rehabilitación que se encargan de atender este tipo de casos. Si te llama la atención esta profesión, tal vez debas darle un vistazo a otras entradas de nuestro blog que hablan al respecto.