Una vez terminada la carrera, los recién graduados se lanzan al mercado en búsqueda de trabajo, pero a veces enfrentan requisitos demasiado exigentes en cuanto a la experiencia laboral.

Frente a ese escenario, algunos estudiantes de pregrado tienen dudas sobre la posibilidad de estudiar y trabajar al mismo tiempo con el fin de adquirir experiencia real para después optar a mejores opciones laborales.

¿Qué hacer? En esta ocasión, analizaremos qué tan buena idea es realizar ambas actividades simultáneamente antes de titularte.

¡Empecemos!

¿Se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo?

La respuesta a esta interrogante es ¡sí! Sólo debes poner en práctica ambas actividades correctamente, tener como objetivos la obtención del título y la experiencia laboral, además de tomar siempre las mejores decisiones para tu presente y tu futuro.

En este sentido, el campo laboral suele pedir algo de experiencia laboral incluso en el primer trabajo de los recién graduados, razón por la cual las experiencias prelaborales tienen gran relevancia: éstas te ayudarán a aplicar conocimientos y desarrollar competencias que sólo obtendrás con el ejercicio de actividades de tu futura profesión.

¿Qué tener en cuenta al trabajar para tener experiencia laboral antes de titularme?

Como ya señalamos, lo primero es tener en mente los dos objetivos principales de estudiar y trabajar al mismo tiempo: obtener un título y experiencia laboral.

Además, debes planificar muy bien tu horario para que estas actividades puedan complementarse y favorecerse entre sí, lo cual implica contar tu situación tanto a tus profesores como a tu jefe para que estén al tanto en caso que requieras posponer alguna prueba o un turno de trabajo.

Una de las posibilidades que puedes considerar para obtener experiencia laboral antes de titularte son las pasantías.

¿Cómo pueden las pasantías ser una solución para la obtención de experiencia laboral antes de egresar?

Además de ser necesarias para cumplir con la totalidad de los estudios académicos, las pasantías son una excelente fuente de experiencia laboral que te ayudarán a desenvolverte de mejor manera ante situaciones y problemas reales, es decir, podrás poner en práctica lo que aprendes en clases y enfrentarte a escenarios de la vida laboral misma.

Más allá de que en algunos casos la remuneración por tu trabajo sea baja o, incluso, no exista, no cabe duda que las pasantías son una experiencia laboral invaluable mientras concluyes tus estudios y te servirán para:

  • Posicionarte ante tu competencia al finalizar tu carrera.
  • Emplear y verificar la utilidad de todos los conocimientos adquiridos en la universidad, además de obtener otros nuevos, como la resolución de problemas y obtención de soluciones y respuestas para situaciones que a veces no están presentes en la teoría.
  • Identificar la área de especialización que más te interese.
  • Mejorar las comunicaciones interpersonales al estar en un ambiente de profesionales.
  • Detectar de antemano tus cualidades y problemas en el ámbito laboral para que puedas pulirlas y, así, tener una mejor preparación para tu próxima experiencia laboral.
  • Establecer contactos de trabajo que pueden ser útiles más adelante.

Sin duda, la realización de una pasantía es valiosa y puede mejorar mucho tu currículum al volverlo más competitivo frente a otras personas que no tengan experiencia laboral previa.

Como ves, estudiar y trabajar al mismo tiempo para obtener experiencia laboral sí es una muy buena idea. ¿Qué esperas? ¿Necesitas información extra para tomar la decisión de empezar a estudiar? En ese caso, descarga y lee el siguiente material:

Qué esperar de la vida universitaria