Alcanzar estabilidad económica es uno de los grandes anhelos de muchas personas; sin embargo, está claro que no es nada fácil.

Si te encuentras en esa etapa de tu vida en la que, pese a que tienes un trabajo estable, aspiras a una calidad de vida mejor y quieres comenzar a construir tu patrimonio, tienes que tomar acciones que te ayuden a conseguirlo.

Precisamente, sobre eso te hablaremos en este artículo. Y es que a continuación te daremos 19 consejos valiosos para que puedas alcanzar la estabilidad económica.

1. ¡Ahorra!

Si quieres alcanzar estabilidad económica en el futuro, ¡ya es hora de que comiences a ahorrar!

No debes esperar a que tengas un elevado salario para empezar a guardar parte de tus ingresos.

Con base en tu sueldo actual, elabora un presupuesto que te permita cubrir tus necesidades básicas y, a la vez, destinar recursos para el ahorro.

Lógicamente, hacer esto conlleva sacrificio, ya que posiblemente tendrás que disminuir la frecuencia con la que sales al cine, comes en restaurantes o realizas algunas compras innecesarias.

No obstante, en el futuro cercano verás los frutos de tu plan de ahorro.

Ten presente, además, que tener recursos disponibles para situaciones de emergencia es indispensable para que tengas finanzas sanas.

Si en este momento no puedes destinar un porcentaje alto de tus ingresos a esta acción, ¡no te preocupes! No hay una cantidad indicada ni obligatoria, lo principal es que comiences este hábito y no lo dejes de lado.

2. Emprende pequeños proyectos

El emprendimiento es una actividad apasionante y que, además, puede generar muy buenos ingresos y, en consecuencia, estabilidad económica.

Dicho esto, ¡anímate a comenzar pequeños proyectos de negocio que tengas en mente!

Una buena idea es que te asocies con amigos para comenzar tu camino empresarial con el apoyo de otros.

Por otro lado, aunque te apasione el emprendimiento nunca te olvides de la educación.

Si te capacitas podrás dirigir tus negocios de una forma más organizada y los conducirás hacia la expansión y el aumento de la productividad.

Al emprender con base en conocimientos y de manera planificada, no sólo alcanzarás la estabilidad económica que tanto deseas. Además, podrías generar muchas riquezas.

3. Trázate metas que se traduzcan en mejorías financieras

Si quieres alcanzar estabilidad económica, es importante que te traces cuáles son los objetivos que te ayudarán a hacerlo.

Por ejemplo, proponte obtener un ascenso en tu empleo actual en un periodo de tiempo determinado, ya que eso conllevaría un aumento de salario.

Incluso, si decides estudiar una licenciatura, cuando te gradúes y accedas a nuevas oportunidades laborales, constantemente plantéate escalar posiciones dentro de las organizaciones corporativas a las que pertenezcas.

Al hacerlo, además de obtener mayores ingresos, podrías dejar un legado en tu profesión, como es el caso de las mujeres que protagonizan el siguiente contenido:

Mujeres que hicieron historia en las carreras de Ingeniería

Conocer la trayectoria de profesionales brillantes te motivará a dar lo mejor de ti, así que no desaproveches la oportunidad de leer este material.

En cuanto a otros objetivos que se traduzcan en mejorías financieras, uno de estos puede ser cursar un posgrado o especialización.

Los profesionistas que alcanzan este nivel de estudios suelen acceder a salarios mucho más atractivos.

Por ejemplo, de acuerdo a estadísticas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los especialistas del sector de negocios y comercio, como los licenciados en Comercio Internacional, disfrutan de un aumento de hasta 85.4% de su salario cuando cursan un posgrado.

Cuando sólo son licenciados, estos profesionales tienen una media salarial de $12,198 pesos al mes, mientras que aquellos que tienen maestrías, doctorados o especializaciones ganan $21,886.

4. Evalúa tu capacidad de endeudamiento

Si quieres alcanzar estabilidad económica, debes estar consciente de que el crédito es un arma de doble filo.

Así como el financiamiento puede ayudarte a comprar objetos de valor que te permitan construir un patrimonio, como vehículos y electrodomésticos, lo cierto es que las cuotas de pago y los intereses tendrán un gran impacto en tu presupuesto y, en el largo plazo, los objetos te resultarán más costosos, ya que al liquidarlos al contado disfrutarás de un mejor precio.

Con esto no queremos decir que debas rechazar cualquier posibilidad de crédito; sin embargo, sí es clave que evalúes tu capacidad de endeudamiento.

Es importante que midas tu nivel de ingresos y determines qué tipos de bienes puedes adquirir a crédito sin que a la larga tenga una consecuencia negativa en tu bolsillo y te alejen de la estabilidad económica que tanto anhelas.

Para que este análisis sea más preciso, no está de más que acudas a la ayuda de algún contador o financiero que pueda orientarte sobre las mejores prácticas según tu situación actual.

5. Hazte cargo de las deudas

Lógicamente, además de evaluar tu capacidad crediticia, tienes que enfocarte en pagar las cuotas correspondientes a los financiamientos que obtengas.

Recuerda que cuando te retrases con algún pago se aumentarán los intereses del crédito o, incluso, podrás ser objeto de denuncias o procesos legales, al igual que dejarás de ser elegible para nuevos financiamientos.

En cambio, hacerse cargo de las deudas es sinónimo de estabilidad económica y una buena planificación financiera, algo a lo que siempre tienes que apuntar.

Por eso, al establecer tu presupuesto mensual, no dejes de lado este tipo de gastos, puesto que aunque tal vez limitarán el dinero que tendrás disponible al mes un poco más, te darás cuenta de que es lo mejor para ti en el largo plazo.

6. Abandona los malos hábitos

Existen algunos hábitos que resultan negativos para el organismo y, además, para el bolsillo.

Lógicamente, si esperas tener estabilidad financiera tienes que dejarlos a un lado.

Algunos de estos, son el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, tabaco o golosinas.

También puedes incluir los chicles, la comida chatarra en general y cualquier gasto que aunque parezca pequeño, impacta tu presupuesto de forma frecuente.

Evitar o, incluso, desaparecer este tipo de cosas te permitirá destinar más dinero para el ahorro y, gracias a eso, alcanzar la estabilidad financiera en el futuro.

¡Ya sabes! Si sigues estos consejos, no sólo estarás apoyando a tus metas económicas, sino que le harás bien a tu cuerpo.

7. Prescinde de los servicios y artículos que no utilizas

Otra de las claves para alcanzar estabilidad económica es evitar los gastos innecesarios.

Por ese motivo, revisa cuáles son los servicios que no utilizas y busca cancelarlos.

Un caso muy común es el servicio telefónico fijo. Si siempre utilizas tu móvil para comunicarte y con éste puedes satisfacer todas tus necesidades, ¿para qué requerirías de otro medio de comunicación?

Incluso, no es correcto, desde el punto de vista financiero, que acumules artefactos y artículos que ya no uses y mucho menos que gastes dinero en hacerles reparaciones.

En cambio, sí es una buena idea realizar ventas de cochera en las que ofrezcas tu vieja consola de videojuegos o un celular de varias generaciones anteriores que ya reemplazaste, entre muchas otras cosas que tengas acumuladas en tu hogar.

8. Siempre analiza la relación calidad-precio de lo que adquieres

Comprar por impulso no es una buena idea, sobre todo si uno de tus grandes objetivos es la estabilidad económica.

Antes de adquirir algún artículo tienes que evaluar si se trata de una buena inversión y una manera rápida y sencilla de hacerlo es a través de la relación precio-calidad.

Partiendo de esta idea, es necesario que sepas que no siempre conviene comprar los bienes más baratos y, tampoco, los de mayor valor.

Lo importante es que encuentres productos que sobresalgan por su calidad entre los que están en su rango de precios.

Los artículos duraderos y que no demandan reparaciones constantes, te permitirán seguir al pie de la letra tu plan de ahorro.

9. Cuida tu salud

Algunas líneas atrás, hablamos de evitar los malos hábitos y ahora es momento de enfocarnos todavía más en un tema clave: la salud.

Y es que no cuidar tu bienestar físico y mental puede alterar en gran medida tu presupuesto e, incluso, causarte gastos que no estás en la capacidad de cubrir.

Los servicios médicos como operaciones y hospitalizaciones se caracterizan por ser costosos, sobre todo, cuando se trata de clínicas privadas.

Sumado a esto, la compra frecuente de fármacos también impactará tu bolsillo de manera negativa.

Por eso, además de cuidar tu salud, es importante que cuentes con un seguro médico si tu prepuesto te lo permite.

De esa manera, aunque tendrás otro gasto mensual o anual que cubrir, contarás con la garantía de que no deberás utilizar tus ahorros para costear emergencias y servicios médicos en general.

En caso de que seas el respaldo económico de una familia, también es importante que incluyas a tus hijos y/o pareja en el plan de seguro médico.

10. No inviertas todo tu dinero en un sólo proyecto

En la disciplina financiera, la diversificación es uno de los aspectos esenciales.

Como lo refleja un reportaje de Forbes, no poner todos tus esfuerzos en un único plan, te traerá muchos beneficios.

Si tienes un proyecto empresarial en mente, no es recomendable que inviertas todos tus ahorros en éste y, en cambio, lo ideal es que destines parte de tus fondos a otros emprendimientos o inversiones.

Como te lo hemos mencionado, no tienes que tener grandes cantidades de dinero para comenzar a poner en pie tus ideas de negocio, así que sin importar qué cantidad de dinero puedas destinar a este tema, busca dividirla.

De esa manera, no correrás el riesgo de perder todos tus recursos en caso de que tu inversión principal no te brinde los resultados esperados y tendrás diferentes posibilidades de multiplicar tu dinero.

11. ¡Camina!

¿Has calculado cuánto dinero destinas al transporte? Trasladarse de un lugar a otro diariamente significa un gran gasto.

En caso de que tengas vehículo propio y lo utilices con frecuencia, buena parte de tu presupuesto mensual lo inviertes en combustible.

Por otro lado, boletos de autobús, metro y, por supuesto, los taxis, tienen un impacto significativo cuando se destina dinero a estos de forma constante.

¿Cómo bajar los gastos en transporte? Fácil: camina cuando te dirijas a lugares que no estén muy lejos siempre que tu tiempo te lo permita.

Trasladarte a pie, aunque sea algunas veces por semana, te permitirá ahorrar y gestionar tu presupuesto de una mejor manera.

Claro, el transporte es un gasto indispensable y, por eso, debes destinar parte de tus ingresos a éste.

Lo importante es que, al igual que con otros aspectos, intentes minimizar su impacto en tus finanzas.

12. Intenta hacer las cosas por ti mismo

Si analizas, posiblemente tus abuelos no gastaban tanto como tú en servicios técnicos como plomería y carpintería, ya que las personas de generaciones anteriores, al existir menos métodos de información y mano de obra especializada, acostumbraban realizar reparaciones del hogar por sí mismos.

Entonces, ¿qué tal si intentas adoptar esta costumbre? Si eres hábil para armar y reparar, podrás ahorrarte mucho dinero al año.

Realizar buena parte de los trabajos de mantenimiento y reparación que demanda el hogar puede ayudarte a alcanzar mucho más rápido la estabilidad económica que tanto deseas.

Incluso, también puedes optar por coser tu ropa y hacerle servicios básicos a tu vehículo, como el lavado exterior y el cambio de aceite de motor.

Eso sí, cuando no te sientas en la capacidad de hacer alguna reparación o mantenimiento, acude a la ayuda de expertos.

Si bien es importante que ahorres, también debes enfocarte en evitar accidentes.

13. Compra con anticipación

Esta es una muy buena manera de llevar un estilo de vida saludable, desde el punto de vista financiero y para alcanzar estabilidad económica.

Si acostumbras realizar compras con mucha antelación siempre conseguirás muy buenos precios.

Por ejemplo, si piensas hacer un viaje en algún momento del año, lo ideal es que adquieras los boletos o reserves el hotel desde algunos meses antes.

Con esto, seguramente podrás obtener precios mucho más económicos.

Sobre el caso puntual de los viajes, además, es preferible que los realices en temporadas bajas, ya que todos los servicios de turismo ofrecen descuentos y otros beneficios que podrás disfrutar.

Las compras relacionadas a la vestimenta también la puedes planear con antelación. Si esperas que llegue el invierno para adquirir suéteres o chalecos, te resultarán mucho más costosos.

Claro, estos son sólo algunos ejemplos, pero si analizas a detalle las compras que realizas en general en el año y organizas tus pagos, lograrás adquirir todo lo que necesitas sin afectar tus finanzas.

14. Haz evaluaciones mensuales, trimestrales y anuales

Como lo has visto a lo largo de este material, la planificación y el análisis son elementos fundamentales cuando se busca estabilidad económica.

Si quieres tener un futuro próspero, es importante que te acostumbres a evaluar, de forma mensual, trimestral y anual, le gestión de tu presupuesto.

Para que lo puedas hacer de manera efectiva, resulta indispensable que guardes comprobantes de pago, facturas o lleves un control a través de las plataformas digitales de los bancos que utilizas.

De esa forma podrás detectar si estás cometiendo alguna falla, como los gastos frecuentes en cosas que no necesites y corregirla a tiempo.

En relación a esto, siempre ten en mente que debes comprar lo que necesitas y no lo que puedes pagar.

15. ¡Infórmate!

Si quieres alcanzar estabilidad económica, constantemente debes interactuar con contenidos como éste, que hablen acerca de principios financieros y brinden consejos para la gestión del dinero.

Sin duda, la información es un aspecto esencial para el manejo correcto de los recursos.

Además, también debes procurar mantenerte informado sobre los entornos e indicadores económicos, ya que eso optimizará tu toma de decisiones para la administración de presupuesto personal y familiar.

16. Busca ingresos extra

Este es otro de los consejos tradicionales cuando se habla de estabilidad económica.

Aunque cuentes con un empleo estable, no está de más que intentes generar ingresos extra.

Al hacerlo, acelerarás la construcción de un patrimonio significativo y aumentarás tu presupuesto mensual.

Si eres hábil para redactar o comunicar visualmente, puedes apuntarte a proyectos como freelancer en Internet, por ejemplo.

También es una buena alternativa prestar servicios como cuidado de mascotas, asistencia en tareas administrativas, entre otras opciones.

Incluso, el comercio nunca es una mala idea. Puedes construir un pequeño inventario de algún artículo y venderlo a través de Internet o de forma directa.

17. Diviértete sin gastar

Muchas personas tienen el concepto de que la diversión está asociada al gasto de dinero y eso no siempre debe de ser así.

También puedes pasar muy buenos momentos sin invertir ni un peso.

Las actividades al aire libre, especialmente, son ideales para entretenerse y, a la vez, continuar con tu plan de ahorro.

Andar en bicicleta, ir a lugares boscosos o, simplemente, ver películas en casa con amigos son muy buenas alternativas de esparcimiento que no requieren de una gran inversión.

18. Incentiva a ahorrar a tus allegados

Te resultará mucho más sencillo ahorrar y gestionar correctamente el dinero con el que cuentas, si tus allegados están en la misma sintonía que tú.

En cambio, si las personas que te rodean quieren salir a comer todos los días a restaurantes, gastar en actividades de recreación constantemente, entre otras acciones que involucran muchos gastos, te será más difícil.

Especialmente, si vives en pareja, debes involucrar al compañero sentimental en el plan de ahorros.

19. ¡Estudia una carrera!

Para lograr un cambio significativo en tus ingresos y, por ende, en la estabilidad económica de tu hogar, sin duda, cursar una carrera universitaria debe ser una de tus mayores prioridades.

Si te falta motivación o tienes dudas, observa películas que te inspirarán a comenzar tus estudios universitarios o presenta una prueba vocacional.

Lo importante es que encuentres la inspiración y orientación necesaria para cursar una licenciatura tan pronto como puedas.

Ten presente que a través de la capacitación le darás un gran impuso a tu perfil como empleado y, en consecuencia, accederás a mejores oportunidades laborales.

Por ejemplo, si en tu actual trabajo te encargas de realizar tareas administrativas básicas, las cosas que se aprenden en la licenciatura en Contaduría Pública te harán mucho más competitivo en esa área y, por lo tanto, podrías obtener un ascenso o aumento de salario.

Claro, eso no significa que debas permitir que el empleo que tienes en estos momentos condicione la carrera que escojas.

Si tu vocación no empata con el área en la que te desenvuelves hoy, ¡no te preocupes! Lo más importante es que elijas una licenciatura que empate con tus intereses y habilidades.

Hablando de estudios universitarios, cuando tengas un tiempo libre echa un vistazo a este contenido sobre otra de las alternativas académicas ideales para jóvenes con anhelo de superación:

Estudiar Leyes: ventajas de esta licenciatura ejecutiva

¿Te preocupa el costo de asistir a la universidad? Debes saber que existen muchas opciones de apoyo económico para que puedas obtener tu título profesional.

De hecho, la mayoría de las instituciones educativas ofrecen becas para quienes puedan demostrar un rendimiento académico sobresaliente en estudios anteriores o talento para alguna disciplina deportiva o cultural.

Además, existen instituciones financieras que ayudan a los jóvenes con créditos para que puedan obtener su título.

¡Eso es todo! Si llegaste hasta esta parte de la lectura ya conoces 19 valiosos consejos para alcanzar estabilidad financiera y construir un importante patrimonio.

Aunque ponerlos en práctica demanda esfuerzo y sacrificio, al ver los resultados te motivarás a mantenerte en la dirección correcta, desde el punto de vista de la administración del dinero.

Por último, no olvides que para tener estabilidad económica no sólo tienes que controlar tus gastos. Además, es necesario que aumentes tus ingresos, y existen diversas maneras de hacerlo, especialmente a través de la capacitación universitaria.

¡Ya sabes! Identifica la licenciatura de tus sueños y cúrsala en una institución educativa de calidad, con una amplia trayectoria y programas educativos avalados por las autoridades competentes.

¿Te resultó de provecho este artículo? Si quieres acceder a otros contenidos similares, que te ayuden a alcanzar la estabilidad económica que buscas e impulsen tu crecimiento personal, ¡no dejes de seguir las entradas de nuestro blog!

Administrar el dinero en la universidad, ebook ULC