Se podría decir que la gastronomía es un mundo infinito. La variedad de recetas que existe es súper amplia, lo que debes tener es mucha imaginación para crear.

Los platos más variados y que más abren el apetito a la gente suelen ser los dulces, y tú, en caso de que guste la cocina, tienes la oportunidad de aprender a crear postres para vender.

Tal vez es una opción de negocio sencilla y que podría significar un ingreso extra de dinero. Además, es algo que puedes empezar desde la comodidad de tu hogar e incluso podrías valerte de herramientas como las redes sociales para promocionar tus productos.

En todo caso y si consideras que la cocina se te da bien, incluso podrías pensar en la idea de prepararte profesionalmente y estudiar una carrera.

Pero para ayudarte a identificar si esta idea de emprendimiento te resulta atractiva, en esta entrada te dejaré algunas opciones de postres que puedes preparar de manera sencilla e, incluso, con pocos ingredientes.

¡Comencemos!

1. Bownies saludables

Es uno de los postres básicos por excelencia. A todo el mundo gustan, es súper rendidor y se puede preparar para vender tanto entero como en pequeñas porciones.

Existen múltiples recetas para este delicioso postre, está la receta original con cacao y harina como bases, y también hay opciones en las que se utilizan ingredientes más saludables y que incluso son más económicos.

De manera que, si quieres convertir esto en una oportunidad de negocio, puedes optar por esta última opción en la que no tienes que invertir mucho dinero en ingredientes y el resultado es igual de delicioso.

Para que tengas una idea, podrías sustituir la harina de trigo por harina de avena (o avena en copos que al licuar se vuelve harina), plátanos en lugar de azúcar y cacahuates en lugar de mantequilla.

2. Buñuelos

Este postre tradicional es uno de los más fáciles de hacer y es una excelente opción de merienda para niños y adultos.

Para hacer buñuelos apenas se necesitan 8 ingredientes básicos y que son fáciles de conseguir porque se encuentran en cualquier supermercado.

En cuanto a la preparación, también se resume en tres pasos sencillos: amasar, freír y endulzar.

Se pueden vender en raciones pequeñas de seis unidades y empaquetados en bolsitas de forma sencilla.

3. Arroz con leche

Otro postre facilísimo de hacer, rendidor y económico en cuanto a ingredientes, es el arroz con leche. Apenas se necesitan cinco materiales: canela, vainilla, leche, azúcar y por supuesto, arroz.

Su preparación es rápida y lo puedes servir en envases de porciones pequeñas que son ideales para una pequeña merienda. Lo bueno de ajustarlo a una versión pequeña es que puede disponer de tu capacidad de almacenamiento en tu refrigerador, puesto que no ocupan mucho espacio.

¡Listo!

Estas son apenas tres opciones de recetas que podrías considerar si quieres empezar un pequeño negocio que te ayude a generar ingresos y mejorar tus finanzas.

Pero si quisieras ir más allá y aprender todo lo relacionado con el mundo culinario, te invito a descargar nuestro ebook sobre las diferencias que existen entre estudiar gastronomía y hacer un curso de cocina. ¡Te aseguro que será de gran utilidad!