Existen diferentes técnicas y métodos que pueden ayudar a acelerar y mejorar la recuperación muscular.

Si te ejercitas de manera frecuente o practicas algún deporte, te vendría muy bien conocer, al menos, 5 de estos.

¿Te parece una buena idea? Entonces, ¡síguenos!

1. Hidroterapia

Se trata de inmersiones en agua fría, caliente o contrastando constantemente entre ambas.

Esta técnica de recuperación muscular es especialmente útil para mitigar la carga muscular que generan actividades de alta intensidad, como el triatlón, por ejemplo.

Eso sí, antes de optar por una de ellas, lo ideal es acudir a un especialista para que determine, a ciencia cierta, cuántas inmersiones al día necesitas y cuáles son las temperaturas ideales.

2. Compresión

En los últimos años, el uso de prendas de compresión ha crecido de manera sustancial, debido a que se considerada beneficioso y, a la vez, no afecta el rendimiento durante competencias y ejercicios.

Este tipo de prendas mejoran el retorno venoso de manera progresiva e, incluso, pueden mitigar los dolores típicos de las sobrecargas musculares.

Entre las grandes marcas deportivas que comercializan prendas de comprensión se encuentran Nike, Adidas, Puma y Everlast.

3. Masajes

Se trata de una técnica tradicional para propiciar la recuperación muscular y del rendimiento funcional.

Incluso, se suele incluir como método de prevención de lesiones dentro de los programas de entrenamiento de los atletas.

Los masajes también tienen un efecto relajante en los deportistas, más allá de los aspectos musculares, por lo cual es considerado favorable desde el punto de vista psicológico.

4. Estiramientos

Vamos con otra técnica tradicional para la recuperación muscular, que se aplica desde mucho antes del desarrollo y la modernización de la medicina deportiva y del surgimiento de carreras como Terapia Física y Rehabilitación.

Los estiramientos se asocian con la buena circulación y otros aspectos que fomentan que los músculos recuperen sus estados naturales y, en general, estén menos tensos y propensos a lesiones.

Es por ello que tanto en el deporte amateur como en el profesional, las sesiones de estiramiento son altamente recomendadas antes del inicio de las actividades físicas de gran impacto.

5. Recuperación activa

Se trata de la realización de ejercicio aeróbico de muy baja carga, como caminata y natación.

Gracias a este tipo de actividades es posible reducir el dolor muscular e incrementar los rangos de movilidad.

¡Y listo! Si prestaste atención a cada uno de estos puntos, ya sabes cuáles son las mejores técnicas de recuperación muscular.

Si quieres conocer más sobre éstas, puedes optar por el estudio de la licenciatura en Terapia Física y Rehabilitación.

Esta alternativa es ideal para quienes desean desenvolverse en el mundo del deporte de alto rendimiento y, en general, contribuir con el bienestar de la sociedad y las personas.

Precisamente, si quieres conocer a fondo a esta interesante opción académica, te invitamos a que leas el siguiente contenido de nuestro blog: Todo sobre la carrera de Terapia Física y Rehabilitación.