Si el final de la preparatoria se aproxima, estás en el momento indicado para aprender acerca de las becas universitarias y las diferentes maneras de obtenerlas.

Gracias a éstas, estudiar en una universidad privada de gran prestigio no es un sueño imposible para jóvenes que no tienen los recursos económicos para hacerlo.

Incluso, aunque tu familia tenga la fortuna de poseer la capacidad económica para costear una matrícula, ¡obtener una beca representa una gran oportunidad!

Imagina poder estudiar carreras tan atractivas y valiosas como Administración de Empresas, Terapia Física y Rehabilitación o cualquier otra sin tener que invertir una buena parte de los ahorros o ingresos familiares.  Genial, ¿cierto?

Entonces, ¿te gustaría saber cómo obtener una beca? Primero, es importante que conozcas los diferentes tipos, pues así podrás postularte u optar por la que realmente se adapte a tu perfil y, por lo tanto, te garantice mayores posibilidades de obtenerla.

Tipos de becas universitarias

Una institución académica de calidad cuenta con iniciativas que reflejan su preocupación por el crecimiento y desarrollo de los jóvenes y adultos.

Entre otras cosas, ofrece sólidos programas de empleabilidad y emprendimiento y difunde contenidos sobre temas de interés, como de qué manera estudiar y trabajar a la vez con éxito, por ejemplo.

Además, como ya hemos explicado, brinda a la comunidad diferentes alternativas de becas universitarias para contribuir con una sociedad mucho más educada y capacitada, capaz de promover e impulsar el desarrollo y las mejoras que demanda México e, incluso, el mundo.

Dicho esto, a continuación te explicaremos de qué se tratan 3 de los tipos de becas a las que puedes acceder.

1. Becas de excelencia académica 

Muchos alumnos piensan que lo único importante al obtener su formación es aprobar las evaluaciones de los profesores, independientemente de si la nota obtenida es media o alta.

Sin embargo, la realidad es que construir un historial académico destacado sí tiene muchas ventajas, y una de éstas es la posibilidad de acceder a becas universitarias.

Mientras tanto, aprobar la gran mayoría de los exámenes con notas “modestas” no garantiza que en el futuro tengan la oportunidad de optar por este gran beneficio.

En caso de que hayas acumulado calificaciones altas durante toda la preparatoria, ¡grandioso! Esto significa que tienes el perfil ideal para optar por una de las becas universitarias dirigidas a los estudiantes con un excelente récord académico.

Eso sí, existen otras condiciones que deberás cumplir para poder aspirar a éstas, y una de esas es que los planes educativos de tu escuela preparatoria cuenten con el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE).

Este documento, emitido por la Secretaría de Educación Pública (SEP) de México, funge como un aval que refleja que los programas de estudio a través de los cuales te capacitaste están actualizados y realmente son de calidad.

Para algunas universidades, que el alumno haya egresado de una preparatoria que posea este certificado es incluso indispensable para otorgar becas.

En caso de que esto suceda, es muy probable que esa institución también cuente con planes académicos avalados por el RVOE, y eso es excelente para que construyas un camino profesional sólido.

Capacitarte a través de un programa educativo oficial ofrece grandes ventajas a los licenciados, entre éstas:

  • Aceptación de los colegios profesionales.
  • Reconocimiento de las autoridades.
  • Facilidad para autenticar y apostillar el título académico (en caso de que tengas algún plan de trabajar en el exterior).
  • Credibilidad ante el mercado laboral y los posibles empleadores. 

Por otro lado, volviendo a las becas académicas en sí, en algunas universidades podrás obtenerlas conforme avanzas en el estudio de la carrera.

Esto quiere decir que, aunque no hayas iniciado la licenciatura a través de una beca, destacar durante los primeros semestres te puede hacer merecedor de una de éstas para el resto de tus estudios universitarios.

Esto también puede suceder en caso de que sobresalgas en actividades académicas o culturales de la universidad y, por lo tanto, la representes en competencias o eventos de gran alcance.

Claro, sabemos que lo ideal es que obtengas la beca desde el inicio de la carrera, pues así tú y tu familia pueden planear de forma más sencilla tu ingreso a la licenciatura.

Por esa razón, en caso de que no hayas acumulado un desempeño académico sobresaliente durante la preparatoria, ¡no te desanimes! Y es que aún quedan otras alternativas para ti.

¡Conócelas en las siguientes líneas!

2. Becas de habilidades deportivas

México es uno de los países en los que el deporte despierta muchas emociones. Fútbol y béisbol son algunas de las muchas disciplinas deportivas que gozan de popularidad en el país, y que además han servicio para ser un reflejo de éste ante el mundo.

Y es que así como muchas personas conocen nuestra nación gracias a su gran tradición culinaria, que se ha extendido a restaurantes de todo el mundo, otras tantas han aprendido de México y el potencial de su gente gracias a sus deportistas.

Julio César Chávez (boxeo), Hugo Sánchez (fútbol), Fernando Valenzuela (béisbol), Ana Guevara (atletismo) y muchos otros atletas fueron motivo de orgullo y dignos representantes de la nación durante sus prodigiosas carreras.

Por ese motivo, las principales universidades del país están conscientes de la importancia del deporte para México y se preocupan por favorecer a jóvenes que sobresalen en determinadas disciplinas.

Por supuesto, eso no quiere decir que para optar por becas deportivas es necesario contar con la proyección de atletas legendarios como los que mencionamos hace algunas líneas.

Lo fundamental es que cuentes con habilidades y competencias deportivas que reflejen que puedes dejar en alto el nombre de la institución en competencias y eventos regionales, nacionales e internacionales.

Cada universidad cuenta con sus parámetros y procesos específicos para brindar este tipo de becas universitarias y seleccionar a los beneficiados. Generalmente realizan evaluaciones deportivas a los aspirantes y, con base en su resultado, aprueban o no la solicitud.

Si el deporte es tu fortaleza y quieres optar por ese tipo de becas, te conviene intentar acceder a éstas en una red de universidades que cuente con campus en diferentes estados de la nación.

Este tipo de instituciones suelen contar con actividades y eventos deportivos de gran alcance que te permitirán viajar a lo largo y ancho del país y participar en competencias internas de alto nivel.

Además, participan en torneos y competencias entre las universidades más grandes y organizadas del país, en las que pondrás a prueba tus cualidades como atleta y, también, te darás a conocer.

3. Becas de talento cultural

Este tipo de becas, al igual que las deportivas, son indispensables en la sociedad mexicana. Desde pequeños, muchos mexicanos se han desenvuelto en actividades como la música, la danza y la actuación.

También, México se caracteriza por ser cuna de grandes artistas, que gracias a sus talentos han trascendido de nuestras fronteras e, incluso, superado barreras como los idiomas y las tradiciones.

Entonces, ¿tienes talento para alguna especialidad cultural y artística? De ser así, ¡no dudes en aprovecharlo!

Las principales universidades de la nación también cuentan con programas de becas para aquellos jóvenes que tienen talento para realizar actividades culturales y que durante años se han desarrollado en éstas.

En muchos casos, la dinámica de selección para estos planes es parecida a la deportiva. Especialistas de las instituciones evalúan a los candidatos y, luego, determinan cómo ellos pueden aportar a los equipos representativos y si cumplen con otros parámetros específicos.

Al igual que las becas universitarias deportivas, es mucho más conveniente apuntarse para las culturales en instituciones que tengan alcance y reconocimiento nacional.

De esta forma podrás intervenir en eventos y proyectos que trasciendan tu región y te den a conocer ante muchas más personas, lo que es clave para un artista cultural.

¡Bien! Ya conoces 3 de los tipos de becas universitarias que te ofrecerá una institución de calidad.

Además de esto, es importante que sepas que existen 2 clases de becas en función de la cantidad de dinero que cubren.

Lógicamente, las más añoradas son aquellas que cubren la totalidad de la matrícula e, incluso, de los materiales de estudio.

Sí, al acceder a éstas estudiarás la carrera de tus sueños sin tener que invertir tus recursos económicos.

Por otro lado, existen becas parciales, es decir, que cubren algún porcentaje de la matrícula o parte de la licenciatura, facilitando de gran manera el acceso a la educación.

¡No olvides esto al momento de solicitar tu beca! Es fundamental que estés lo suficientemente informado para un proceso tan importante como éste.

Antes de darte otros consejos sobre cómo tener mayores probabilidades para obtener una beca, es importante que conozcas otra valiosa forma de acceder a la educación universitaria sin la necesidad de contar con el dinero para la matrícula de inmediato.

¿Te imaginas de lo que hablamos? ¡Descúbrelo en la próxima sección!

Apoyo de instituciones financieras

Sí, las instituciones financieras son otra muy buena alternativa para acceder a financiamiento educativo.

Cuando cumplimos la mayoría de edad, muchas veces empezamos a pensar en solicitar nuestra primera tarjeta de crédito o financiamiento para adquirir algún bien de valor.

Sin embargo, ¿qué es más importante que los estudios? Sin duda, también vale la pena acudir a instituciones financieras para encontrar el apoyo económico necesario para integrarse a la educación universitaria y con ello construir un mejor futuro.

En caso de que valores tomar en cuenta esta alternativa, debes estar consciente de que deberás cumplir con ciertas características para que tu solicitud sea aprobada. La primera de éstas, y la más importante, es que seas mayor de edad.

También, deberás poseer un buen historial en el Buró de Crédito o contar con un fiador que cumpla con este requisito, así como disponer de documentación oficial y vigente, comprobante de domicilio y de ingresos.

Si cuentas con este perfil será muy posible que puedas pasar a la siguiente etapa, que conlleva todos aquellos pasos que permiten la celebración de un contrato de financiamiento educativo, entre ellos el estudio socioeconómico.

A su vez, este estudio definirá los siguientes aspectos:

Total del crédito y plazo de pago

Aunque tú podrás realizar una propuesta precisa de solicitud de crédito ante la institución financiera, será ésta la que tendrá la última palabra sobre los términos de contrato. Por supuesto, contarás con la posibilidad de aceptarlos o no.

Para definir la cantidad de dinero que te prestará y los lapsos en que deberás pagarlos, la institución estudiará tu caso a través de expertos del área financiera y, también, de la educativa, que conozcan sobre los costos de cada carrera y los retornos de inversión de éstas.

Un aspecto interesante de esta clase de financiamientos es que sus plazos de pago suelen ir más allá de la época universitaria.

Esto se hace para facilitar la liquidación total del crédito, ya que una vez que te gradúes dispondrás de mejores ingresos y, en consecuencia, de mayor capacidad financiera.

Incluso, los pagos mensuales suelen ser bajos durante los años de estudio y se incrementan luego de obtener el título profesional.

Precisamente, esta característica es lo que hace que finalizar con el pago del crédito a través de depósitos mensuales resulte mucho más flexible y económico que costear la matrícula de forma directa.

Intereses y comisiones

La cantidad de dinero prestado y la extensión del lapso para pagar, principalmente, son los aspectos que determinarán los extras que debes liquidar ante la institución financiera.

Recuerda que siempre existe una tasa de interés (porcentaje del monto total prestado) y otra de comisión, que es aquella que cubre los servicios de la institución, entre ellos la investigación financiera y la atención al cliente.

Para finalizar este punto, ten presente que el acceso a financiamiento es un aspecto complejo y delicado, por lo que es importante que cuentes con asesoría de expertos o personas con experiencia en contratos crediticios.

¡No lo olvides!

Y ahora, para finalizar este material, profundizaremos en los pasos que debes dar para tener muchas más posibilidades de obtener becas universitarias.

Consejos para obtener una beca universitaria

Aunque existe una gran oferta de becas universitarias gracias a las instituciones comprometidas con el futuro de la nación y con un amplio sentido de responsabilidad social, lo cierto es que no todos los jóvenes que las solicitan logran obtenerlas.

Por ese motivo, es importante que realices este proceso de forma correcta, planificada y minuciosa, lo que incrementará de manera significativa tus posibilidades de ser seleccionado.

Precisamente, en las siguientes líneas te explicaremos 8 consejos que debes seguir para obtener este gran beneficio.

1. ¡Comienza ya!

No importa si faltan semanas o meses para que culmines la preparatoria. Es necesario que comiences lo antes posible a estudiar tus posibilidades de acceder a una beca universitaria.

Entre otras cosas, investiga sobre las universidades de tu región que le brindan esta clase de beneficios a los jóvenes y cómo son sus métodos de selección.

De esa manera podrás trazarte un objetivo claro, es decir, definir a qué tipo de beca te postularás y en cuál institución.

Recuerda que sólo te conviene tomar en cuenta aquellas instituciones que poseen programas educativos oficiales, especialmente las que forman parte de redes de universidades con reconocimiento a nivel nacional.

2. Conoce tu perfil

Este punto es clave. A veces estudiamos de manera profunda aspectos externos cuando nos disponemos a emprender un proyecto o a buscar un objetivo, pero se nos olvida conocernos mejor a nosotros mismos.

Es importante que tengas muy claro cuál es tu perfil para que puedas postularte a becas universitarias en las que realmente tengas el potencial de obtener una respuesta afirmativa.

Evalúa tu desempeño deportivo, académico y artístico para que definas en cuál tienes una mayor potencialidad.

Sumado a esto, es importante que determines cuál carrera universitaria te gustaría estudiar.

3. Cuando detectes una oportunidad, ¡corre!

Con esto no queremos decir que debas apurarte durante el proceso de solicitud de una beca universitaria, ya que eso puede conllevar que cometas algunas equivocaciones.

Sin embargo, sí es necesario que estés atento a las oportunidades de acceder a este beneficio y respetes las fechas de entrega para solicitudes y postulaciones.

Ten presente que cada institución cuenta con plazos y límites específicos para solicitudes de becas universitarias, así que debes evitar postularte tarde o, de lo contrario, tendrás que esperar meses para volver a hacerlo.

Lo ideal es que puedas obtener una beca justo después de culminar la preparatoria para que tu capacitación profesional no se postergue.

4. ¡Cuidado con los errores!

La solicitud de una beca universitaria y los diferentes documentos que conlleva sirven como una carta de presentación.

Si están elaborados de forma imprecisa y presentan errores, dejarás una muy mala primera impresión que comprometerá tus posibilidades de ser uno de los beneficiados.

Incluso, esto refleja que los jóvenes no están realmente interesados por acceder a los estudios a través de una beca universitaria.

Debido a esto, siempre que debas llenar una hoja o formulario, lee con atención y sé cuidadoso y preciso en cada información que compartes.

También, reúne todos los documentos que te pidan y preséntalos o envíalos de manera organizada.

Aquellas solicitudes que no contienen errores o que, al menos, sólo contienen un pequeño descuido son aquellas que serán tomadas en cuenta para nuevas etapas de evaluación.

5. Evalúa tu presencia digital

No olvides que el mundo ha cambiado. Actualmente, cualquiera que esté evaluando darte o no una oportunidad puede buscar tu nombre en Google o acceder a tus perfiles en las redes sociales.

Por esa razón, antes de proceder con la solicitud debes evaluar tu presencia digital, pues ésta tiene que proyectarte como una persona responsable y esforzada.

Si estás por terminar la preparatoria, quizás sea el momento indicado para que hagas pequeños cambios en los contenidos que compartes en las redes sociales, orientándote más a temas profesionales o sobre tu área de desempeño, sean los deportes o las artes.

6. Personaliza tus solicitudes

No está mal que te postules a varias alternativas de becas universitarias, pero eso no quiere decir que debas realizar todas las solicitudes exactamente iguales.

Es importante que personalices cada candidatura, explicando las razones y motivos por las que deseas estudiar en una determinada institución y acceder a su programa de becas.

En cambio, una solicitud genérica, que evidencia que fue presentada a otras casas de estudio, dejará mucho que desear y limitará tus posibilidades.

7. No dudes en pedir ayuda

Si no eres un experto en trámites, burocracia y solicitudes, ¡no dudes en pedir ayuda!

Es normal que este tipo de procesos te resulten un tanto confusos, especialmente a la hora de reunir la documentación y los requisitos.

Por eso, pídele apoyo a tus padres o seres queridos en caso de que lo consideres necesario.

Incluso, no está de más que cuentes con la asesoría de abogados u otros expertos que constantemente realizan trámites y conozcan sobre documentación y lapsos de entrega.

8. ¡Sé paciente!

Nunca olvides que las solicitudes de becas universitarias son revisadas y analizadas de forma profunda por los expertos de las instituciones.

Esto hace que muchas veces los lapsos de respuesta no sean breves, así que en ese caso tendrás que armarte de paciencia y confianza para esperar por éstas.

En cambio, resulta una muy mala idea que constantemente llames o envíes correos preguntando si tu candidatura fue aprobada o no.

¡Eso es todo! Si el fin de la preparatoria se acerca y estás preocupado por tu crecimiento personal y profesional, ¡toma en cuenta estos consejos!

Recuerda que existen diferentes alternativas de becas universitarias y, además, tendrás la posibilidad de solicitar apoyo a instituciones financieras.

¡No permitas que la falta de recursos se convierta en una excusa para no capacitarte!

En el futuro, cuando puedas disfrutar de atractivas oportunidades laborales gracias a tu título profesional, todos los esfuerzos que hiciste por acceder a becas universitarias o financiamiento educativo habrán valido la pena. 

¿Te pareció interesante este contenido? En caso de que necesites más información acerca de este tema, así como sobre las mejores alternativas académicas para los jóvenes de hoy, ¡no olvides escribirnos en la casilla de comentarios!