No dejes que el desánimo te desestructure si no entraste a la universidad pública, respira que tienes otras opciones.

Entrar en una universidad pública es el sueño de la gran mayoría, motivo por el cual la competencia es bastante grande.

En la prueba de admisión muchos factores están en juego. No sólo necesitas los conocimientos necesarios para aprobar, sino también influyen los nervios y muchos otros factores.

Estar bien preparado no es garantía de aprobación, por tanto, si no pasaste el examen de ingreso no te preocupes, recupérate de ese inconveniente y no te desanimes que existen otras alternativas.

¿Qué puedo hacer si no entré a la universidad pública?

Si no entras a la universidad pública tienes dos opciones: continuar preparándote para el próximo examen de ingreso o empezar a estudiar en otra universidad. ¡Desistir no es una alternativa!

Si decides continuar preparándote para la universidad pública debes tener en cuenta el tiempo que gastarás en esta tarea, lo que te atrasará en tus objetivos profesionales. Además, siendo realistas, nada te garantiza que en el próximo examen entrarás a la universidad pública.

Por otro lado, puedes empezar a estudiar la carrera en una universidad privada, así estarás más cerca de convertirte en un profesional y alcanzar tus metas laborales más rápidamente.

¿Qué puedo hacer si no tengo recursos para estudiar en una universidad privada?

A continuación, te daré algunos consejos que pueden ayudarte a no esperar más y empezar tu carrera de una vez por todas.

Busca alguna beca

Las universidades privadas cuentan con diversos tipos de becas. Puedes averiguar si la universidad que te interesa tiene algún sistema de becas académicas, deportivas o culturales.

Infórmate sobre los financiamientos

Hoy en día hay una gran cantidad de programas de financiamiento. Si lo que te impide estudiar en una universidad privada es la parte económica, no te preocupes, ésta es una alternativa a la que puedes recurrir.

Concilia un trabajo con los estudios

Estudiar y trabajar exige sin duda más dedicación; sin embargo, hoy en día existen trabajos part time o home office que puedes conciliar con los estudios.

Trabajar y estudiar al mismo tiempo te permite aplicar y aprender en la práctica lo que en la universidad ves solamente en teoría.

Ésta es una forma más sólida de aprender e incorporar los conocimientos, preparándote para un futuro más exitoso.

Cualquiera de los consejos que sigas para empezar tu carrera en una universidad privada te ayudarán a estar más cerca de tu objetivo: convertirte en un profesional y conseguir un buen cargo laboral que te traiga los beneficios financieros que esperas.

Recuerda, mientras antes comiences, más rápido terminarás la carrera. Además, podrás beneficiarte con las ventajas de estudiar en una universidad privada. A continuación, te mostraré algunas de ellas:

  • las aulas tienen menos alumnos y consecuentemente una atención mayor del profesor;
  • tienes más opciones para elegir, incluso más cerca de tu casa o trabajo;
  • cuentan con más recursos que permiten un mayor aprendizaje;
  • tienen planes de estudio más específicos.

Como vez, no haber entrado a la universidad pública puede darle otro rumbo a tu vida, que al fin y al cabo, le traerá beneficios que no habías imaginado. Todo dependerá de tu persistencia y las ganas que tienes de triunfar profesionalmente.

¡Así que levanta la frente y sigue adelante!, el futuro depende de ti. Para ayudarte en esta etapa, te invito a descargar el ebook de lo que encontrarás en la vida universitaria que te espera por delante.

¡Buena suerte en tu etapa de universitario!